¿PRESCRIPTORES O INFLUENCERS?

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email
mujer sonriendo ZMOT

En un tiempo en el que el marketing de influencers está más en boga que nunca, ¿conoces la diferencia entre esta figura y la del prescriptor? ¿sabes quién te conviene más para aumentar las ventas de tu marca o producto? ¿y para mejorar tu imagen? Sigue leyendo y descubre con quién debes asociarte.

 

Hoy día es raro que cualquier usuario de Instagram, Facebook, Tik Tok u otra red social no tenga entre los perfiles que sigue a uno o varios influencers, esa figura en la que quieren convertirse cada vez más niños y jóvenes (cuando antes al preguntar qué querías ser de mayor, futbolista o astronauta eran algunas de las respuestas más comunes). El trabajo de influencer está ya tan asentado que hasta dentro del marketing se ha creado el denominado “marketing de influencers” una poderosa herramienta que busca comunicar a los consumidores un producto o servicio a través de personas con gran capacidad de influencia sobre la opinión de otras.

 

Antes del boom de las redes sociales ya se utilizaba la figura de personajes conocidos o famosos a distintos niveles para protagonizar anuncios o hacerlos embajadores de alguna marca. El objetivo era asociar determinada marca al carisma/tirón de esa persona afamada sabiendo que contaba con el favor de la opinión pública ya sea por su simpatía, profesionalidad, credibilidad u otra característica afín.

Otra figura común en los medios de comunicación tradicionales ha sido siempre el prescriptor, entendido como persona experta en algún tema que desde el conocimiento recomienda tal o cual producto. Un ejemplo serían los dentistas hablando de las bondades de una pasta dentífrica o el fontanero que sabe qué limpiador de lavavajillas te conviene más.

Pero en plena era digital ¿quiénes son los prescriptores? ¿sigue siendo esa persona experta en un tema? ¿Y los influencers? ¿Son los famosos de siempre que ahora actúan en redes o engloban algo más? Vamos a verlo a continuación.

¿Quién es prescriptor hoy en día?

En la actualidad, un prescriptor es una persona que, aunque no llega a tanto público como el influencer, tiene una idea mejor formada de la marca ya que la recomienda por propia experiencia. En pocas palabras: son personas que han quedado tan satisfechas con la marca/producto que lo recomiendan entre sus contactos más cercanos. Atendiendo a esta definición, cualquiera de nosotros, a pequeña escala, podemos ser prescriptores.

Además, por lo general, el prescriptor, no recibe compensación alguna, ni económica ni es especies, debido a que las recomendaciones las hace de forma espontánea por ser fan de la marca.

Cuando entramos a leer las opiniones de distintos consumidores en algún foro para hacernos una idea sobre un producto, las opiniones positivas de gente satisfecha actúan como prescripciones. Lo mismo sucede si la recomendación viene por un amigo o familiar en quién confiamos, es probable que acabemos comprando el producto porque daremos credibilidad a lo que nos dice una persona cercana y que ha tenido una excelente experiencia con la marca. Ese “hablar bien de la marca “, estando convencidos, es una de las principales ventajas de los prescriptores pero, como vemos, su alcance se limita a las personas del entorno o a un target específico dentro de un sector.

 

 

 

¿Quiénes son los influencers?

Los influencers, aunque la barrera que los separa de los prescriptores sea casi invisible, son personas que cuentan con muchos seguidores, es decir, su alcance es mucho mayor. No tienen que ser originalmente famosos pero, según su crecimiento, es probable que acaben siendo personas muy conocidas (al menos en ciertos ámbitos). Hablamos de bloggers, youtubers, tiktokers… que pueden haber empezado de cero con un pequeño canal o que cuentan ya con un apellido conocido que les avala y que consiguen convertirse casi en líderes de opinión.

El ámbito en el que se mueven puede ser muy variado: moda, maquillaje, videojuegos, cocina, manualidades… Por lo general, comienzan recomendando a modo de los prescriptores aquello que les gusta o funciona (sin tener que dedicarse profesionalmente a ello) y terminan ensalzando en sus medios sociales marcas que les pagan o regalan los productos.

Principales diferencias entre prescriptor e influencer:

  • El alcance de los influencers es mayor que el de los prescriptores al contar con un número más alto de seguidores.
  • La confianza que generan los prescriptores tiende a ser mayor que la de los influencers ya que estos no tienen porqué ser usuarios habituales de la marca ni sentirse identificados con ella. Además, recomiendan productos o servicios a cambio de una compensación lo que para parte del público les resta credibilidad.

¿Cómo elegir el prescriptor/influencer adecuado?

Dar con la persona adecuada no siempre es sencillo y requiere una labor de investigación exhaustiva. Contar con el apoyo de una agencia especializada siempre es buena idea pero existen también varias herramientas para conocer cómo se mide la influencia en las redes sociales (Getfluence,  Publisuits, Audiense o Heepsy son solo algunas de ellas).

Estos son algunos de los puntos a tener en cuenta a la hora de elegir a nuestro influencer:

  • Cuantos más seguidores tenga mejor, pero más importante que eso es el nivel de engagement que el influencer tiene con sus followers. Cuanto mayor sea el porcentaje de interacción con sus ellos, su capacidad de influencia será también mayor.

 

  • El contenido que comparte el influencer debe ser equilibrado en cuanto a la cantidad de contenido comercial o patrocinado y el propio o personal. Una cuenta en la que la mayoría de post son publicidades y muy variadas resta valor al influencer.

 

  • En la medida de lo posible hemos de intentar que el influencer comulgue con la marca, que le guste y se sienta cómodo o cómoda promocionándola. De nada sirve que haga publicidad de determinado móvil si toda su audiencia sabe que en realidad usa el de la competencia, por ejemplo.

 

  • Por supuesto es muy importante comprobar si los seguidores del influencer coinciden con el público objetivo de tu marca y comparten valores, si no es así estaríamos echando nuestro esfuerzo en saco roto.

 

En resumidas cuentas, prescriptor/influencer son términos que se toman como sinónimos pero entre ellos existen sutiles diferencias que conviene tener en cuenta, más aún si nos planteamos contratar a una de estas personas para ayudar a nuestra marca.

Unos no son mejores que otros y la decisión idónea dependerá del tipo de producto/servicio que tengamos y de cuáles sean nuestros objetivos. Teniendo esto en cuenta, habrá acciones en las que nos venga mejor tener a un influencer de nuestro lado para llegar a muchas personas rápidamente, y otras en las que los prescriptores, gracias a su credibilidad y amor por la marca, nos hagan un mejor favor. Sin duda lo ideal, es contar con un influencer que a su vez sea usuario fan de nuestra marca, dar con él o ella será el quid de la cuestión.

 

Siempre conectado

Te recomendamos

marketing conversacional

MARKETING CONVERSACIONAL

Estamos en un mundo cada vez más automatizado donde queremos todo de forma rápida, fácil y casi aséptica. Ahora que para comprar cualquier cosa no